Un espacio con inmejorables condiciones para la investigación y educación histórica- patrimonial

La región de Arica-Parinacota y la Universidad de Tarapacá cuentan con un lugar en donde la historia, el patrimonio y la investigación convergen a la perfección.

Se trata de las colecciones histórico-patrimoniales de la universidad, conformadas por el Archivo Histórico Vicente Dagnino dependiente del Departamento de Ciencias Históricas de nuestra universidad y la Colección Patrimonial Alfredo Wormald, bajo dependencia del Sistema de Bibliotecas universitaria.

El Archivo Histórico Vicente Dagnino custodia, conserva y pone a disposición de investigadores, parte del pasado ariqueño soportado en documentos históricos de larga data, cubriendo parte de la historia colonial regional, la administración peruana de la región, el proceso de incorporación a la soberanía chilena y el rol ejercido por la Junta de Adelanto de Arica. La Colección Patrimonial Alfredo Wormald a su vez contiene una de las más importantes colecciones bibliográficas e históricas en Chile, asumiendo también liderazgo en materia de conservación preventiva en el Norte Grande chileno.

Con una tradición que se hunde en la década de 1970, ambas colecciones en estos últimos años han pasado por un importante proceso de mejoras por medio de apoyo proveniente de Convenios de Desempeño institucionales “Desarrollo Estratégico de las Humanidades y Ciencias Sociales de la UTA” (CD0901), “Modelo de articulación estratégica territorial: fortaleciendo las capacidades de gestión y la retención del capital humano de la región de Arica y Parinacota en una relación bidireccional universidad-comunidad regional” (1401) e “Innovación en la gestión institucional del Sistema de Biblioteca de la Universidad de Tarapacá” (1403).

Este apoyo institucional ha significado la mejora de los espacios para la consulta especializada de sus colecciones habilitando cuatro salas orientadas a la investigación que llevan los nombre de insignes investigadores regionales como “Rómulo Cúneo Vidal”, “Hipólito Unanue”, “Roberto Hernández Cornejo” y “Luis Álvarez Miranda”, además de dos box de consulta especializada para investigadores visitantes y un sistema de consulta de colecciones digitales.

Así mismo, se ha implementado un laboratorio de conservación en papel, que permite aplicar remediales y mejoras al deterioro de los materiales históricos liderados por la Conservadora Srta. Mónica Moreno Falcón, laboratorio que a su vez asesora a otras instituciones que poseen documentación histórica bajo su responsabilidad, habiendo recibido a su vez visitas de especialistas provenientes de los más importantes organismos nacionales con pertinencia en materia de conservación: Centro Nacional de Conservación y Restauración, Archivo Nacional de Chile, Biblioteca Nacional de Chile y Archivo Central Andrés Bello de la Universidad de Chile.

“El mantener este modelo de trabajo con sustentabilidad, depende de lograr una articulación fina con investigadores que llevan adelante programas y proyectos de investigación FONDECYT, así como también con programas de postgrado de nuestra universidad que utilicen y requieran los materiales que conservamos; por ello existe una relación natural con el recientemente acreditado programa de Magister en Historia y el Doctorado en Historia que se encuentra en proceso de diseño y formalización. Este modelo ha sido el sello reconocido que poseen las colecciones y que lo han hecho destacar ante especialistas, comisiones de evaluadores acreditadores de programas específicos, así como también en el reciente proceso de acreditación institucional”, señaló Rodrigo Ruz, Académico y Director del Sistema de Bibliotecas.

“Ha sido un proceso de aproximadamente 4 años de sostenida actividad de mejora, que permitió no solamente optimizar y equipar espacios para la consulta especialista, sino que también consideró el incremento de colecciones digitales traídas desde la Biblioteca Nacional de Santiago, mejorar condiciones de custodia de documentos históricos, contratación de personal especializado, sin dejar de lado la responsabilidad de educar en torno al patrimonio histórico, habiendo establecido un programa formal de visitas guiadas de colegios y liceos con miras a que las colecciones sean consideradas espacios de aprendizaje de la historia y patrimonio”, señaló el académico.

Las colecciones históricas de la universidad de Tarapacá cumplen un rol fundamental en lo concerniente a la custodia responsable del pasado regional, aspecto declarado en el modelo educativo institucional, siendo un aporte a la región en cuanto esta responsabilidad está alojada en la Universidad de Tarapacá, que asume con seriedad, exigencia y altos estándares este compromiso.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *